Seguí el blog por mail

domingo, 14 de febrero de 2016

RECOLECCIÓN DE PRINCIPIOS: Las máculas, los delitos y las culpas, por Juan Guthux

Quizás uno de los mayores signos de civilización, antes que cualquier avance tecnológico o el alfabeto mismo, haya sido la atribución de responsabilidad moral a las personas por sus actos.
Hubo un tiempo en que la afrenta cometida por el miembro de una comunidad a otra comunidad, hacía a la primera en su totalidad culpable del crimen perpetrado, y por tanto cualquiera de sus miembros se convertía, en al acto, pasible de represalias por parte de la comunidad, también ella en su totalidad agredida.
Esta indistinción se fue dejando a un lado, cada uno se fue convirtiendo a los ojos de todos en responsable de sus actos y el castigo de los mismos en intransferible. La moral y el derecho señalaron a los culpables de los males y delitos (castigables o no) Entonces, padres, hermanos, hijos fueron liberados de tal señalamiento.
En los tiempos modernos sólo el nazismo continuó con la primitiva percepción moral y penal. De ahí que cualquier acto de resistencia contra sus atropellos fuera seguido por actos de represalia masiva que acababan con cientos de vidas. En la actualidad, sólo el Estado de Israel sigue el modelo primitivo y de los nazis, haciendo objeto de sus represalias a la totalidad del pueblo palestino por el acto de resistencia que algún integrante de este pueblo hubiera protagonizado frente a la ocupación de su tierra.
Pero, excepción hecha de estas dos abominaciones, los tiempos modernos se definen en gran parte por la atribución de responsabilidad y culpa a aquellos que transgredieron ciertas normas (jurídicas y/o morales), liberando a sus allegados de toda condena y castigo. Hoy el padre o el hijo de un ladrón, o de un asesino, no sólo son vistos como libres de culpa y cargo, sino también como incluso víctimas: “pobre, mirá cómo le salió el hijo”, o “pobre, qué vergüenza tener ese padre”.
Sin embargo hay una acción, una mácula, que se expande como mancha de aceite a través de las generaciones, hacia atrás y hacia adelante, de su responsable. Se trata de un crimen, una abyección, una afrenta a la moral, una mácula monstruosa que parece escapar a tal distingo de modernidad: la traición.
Generaciones previas, y generaciones posteriores del traidor, se ven igualmente mancilladas por el oprobio del que defecciona de las filas de quien (o quienes) en él confiaron. Ni qué hablar sus padres: también sus abuelos, debieron de ser monstruos para dar lugar a un ser capaz de traición. Y ningún hijo noble, ni tampoco nieto, podrá limpiar la afrenta infligida a la humanidad. Quien traiciona una vez no sólo es un traidor para siempre, sino que confiere tal cualidad a sus ancestros y a sus descendientes. Nadie, absolutamente nadie de su estirpe, será libre del estigma, ni hacia el mañana, ni hacia el ayer.

Juan Guthux, profesor de Historia (UBA)

No hay comentarios: