Seguí el blog por mail

jueves, 24 de octubre de 2013

RECOLECCIÓN DE PRINCIPIOS: "El melón VS al- Qaeda: ¿Quien es más peligroso?", por Michael Meurer

En EEUU, desde el 11 de septiembre de 2001, los agentes patógenos transmitidos por los alimentos han matado a unas 36.000 personas en los Estados Unidos. Durante este mismo período, el terrorismo ha matado a 323 estadounidenses en todo el mundo.

En esta nota, nuestro columnista Michael Meurer se pregunta si los ciudadanos de su país tienen que temerle mas al melón contaminado que a al- Qaeda

El gasto billonario en seguridad antiterrorista por parte del estado y la necesidad de un mayor control alimentario para que el pueblo estadounidense deje de correr riesgos ciertos de morir a causa de alimentos contaminados, son los temas que Meurer pone en evidencia e interpela en esta interesante nota. 

Traducción al español para ¿alguien tiene algo que decir?: Federico Gascón

English version en TRUTHOUT: http://www.truth-out.org/opinion/item/18715-cantaloupe-vs-al-qaeda

Una de las revelaciones más importantes surgidas a partir del drama internacional protagonizado por Edward Snowden y sus filtraciones en mayo es la casi insana evaluación de amenazas realizada por el gobierno de los EE.UU y el gasto que ello produce.  Esta desproporción se ha generado por una política basada en el miedo, la que justifica una inversión ilimitada de dinero y de atención mediática incluso para las amenazas terroristas mas tendenciosas, mientras que los riesgos internos letales, como por ejemplo los alimentos contaminados de nuestro sistema agroalimentario industrializado son prácticamente ignorados. Una comparación del gasto federal en inteligencia relacionada con seguridad alimentaria frente a la inteligencia antiterrorista desnuda la irracionalidad del proceso de evaluación de amenazas.
En el 2011, el año de la muerte de Osama bin Laden, el Departamento de Estado informó que 17 estadounidenses murieron en incidentes terroristas alrededor del mundo. El mismo año, un brote de listeriosis en melones contaminados mató a 33 personas en los Estados Unidos. Agentes patógenos transmitidos por los alimentos también enfermaron  a 48,7 millones, enviaron a   127.839 al hospital y causaron un total de 3.037 muertes. Este es un año normal, no una aberración.
Tenemos que temerle mas al melón contaminado que a al- Qaeda -, sin embargo, los Estados Unidos gastan 75 mil millones dólares por año repartidos en 15 agencias de inteligencia en un intento por evitar el terrorismo, espiando ilegalmente a sus propios ciudadanos en el proceso. En comparación, la Administración de Alimentos y Medicamentos ( FDA) está luchando para asegurar $ 1,1 mil millones en el presupuesto federal de 2014 para su programa de inspección de alimentos, mientras que las más estrictas regulaciones para la elaboración e inspección de alimentos aprobadas en el año 2011 se encuentran trabadas por los grupos de presión agronegocio en el Congreso. La situación es tan grave que Jensen Farms, la empresa que produce el melón tóxico que mató a 33 personas en 2011, nunca había sido inspeccionada por la FDA.
En los últimos 10 años , los brotes de enfermedades transmitidas
por los alimentos han afectado a cada uno de los 50 estados, generando el retiro de alimentos producidos por muchas de las marcas líderes de Estados Unidos, incluyendo Whole Foods, Trader Joe , Taylor Farms Orgánics , Ralph`s Kroger , Food 4 Less, Costco, Dole , Kellogg y docenas más. Entre los alimentos que se han retirado en diversos estados encontramos queso contaminado, espinaca orgánica, hojas de ensalada , lechuga , leche , carne picada , huevos , arroz integral orgánico , mantequilla de mani , mango, melón y cientos de otros alimentos populares.
Desde el 11 de septiembre de 2001, los agentes patógenos transmitidos por los alimentos han matado a unas 36.000 personas en los Estados Unidos. Durante este mismo período, el terrorismo ha matado a 323 estadounidenses en todo el mundo. Imagine por un minuto qué sucedería si las amenazas de seguridad alimentaria se promocionasen al público de la misma manera espeluznante que las amenazas terroristas. He aquí un comunicado de prensa como muestra:
WASHINGTON , DC - Seguridad Nacional anunció hoy que Estados Unidos está siendo atacado por células terroristas asesinas . Estos terroristas a menudo se originan en el extranjero. La amenaza a nuestra seguridad es creíble. Pueden destruir nuestro estilo de vida y deben ser detenidos. No tienen ningún respeto por la vida individual o las libertades democráticas. Operan de forma celular y se esconden en espacios oscuros. Matan a más de 3.000 americanos inocentes cada año y es probable que ataquen de nuevo en cualquier momento. Estos agentes mortales son maestros del disfraz, a menudo ocultándose en los sándwiches de mantequilla de maní, ensaladas de espinacas, hamburguesas, batidos de leche o quesos gourmet. Sus líderes tienen nombres en clave, tales como E - coli, Salmonella, Listeria , bacterias estafilococo y la hepatitis A. Instamos a todos los estadounidenses a estar alertas.
Con profundo respeto a la memoria de las 2.997 personas que perdieron la vida como consecuencia de los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001, los estadounidenses tienen 110 veces más probabilidades de morir a causa de alimentos contaminados que a causa del terrorismo, con 1 de cada 6 enfermándose cada año con un costo anual para la economía de casi 80 millones de dólares. Los niños y los ancianos son los más vulnerables porque sus sistemas inmunes son más débiles.
La desproporción en el riesgo frente a los gastos al comparar el terrorismo y las enfermedades transmitidas por los alimentos pone en claro que la evaluación de amenazas EE.UU. con respecto al terrorismo es irracional. Distorsiona todo el proceso de financiación federal y necesita ser revisado.
Inflar el riesgo generado por el terrorismo es un negocio de $ 14 trillones
Con sólo unos pocos miles de miembros de al- Qaeda en todo el mundo , y un núcleo de liderazgo ideológico ahora reducido a 300 o 400 personas , algunas de las cuales operan fuera del mundo musulmán, no es descabellado sugerir que las políticas y presupuestos de los EE.UU. son manejadas por una paranoia delirante, impulsando una "Guerra contra el Terror". Excluyendo los hechos del 11 de septiembre de 2001, menos de 500 estadounidenses han sido asesinados por el terrorismo en los últimos 40 años.
En una reciente entrevista con el Wall Street Journal, Michael Morell, director adjunto de la CIA , menciona las tres principales amenazas a la seguridad a los EE.UU.: Siria , Irán y Corea del Norte , en ese orden .
Michael Cohen, un compañero de políticas exteriores en la Fundación no partidista Century, señaló que " Lo que más llama la atención sobre las advertencias de Morell es, de hecho, el impresionante vacío de las amenazas que se describen . Si Siria, Corea del Norte e Irán son realmente lo que nos amenaza, tenemos poco que temer del mundo fuera de nuestras fronteras " . Cohen añade que "... cuando EE.UU. libra una guerra importante en estos días, es generalmente debido a que el propio país la ha comenzado - con resultados consistentemente desastrosos. "
Las enfermedades transmitidas por los alimentos han matado a decenas de miles de estadounidenses y hospitalizados casi 1,5 millones desde el 11 de septiembre de 2001. Sin embargo, una campaña de marketing propagandística permanente por la maquinaria Americana de vigilancia de terrorismo asegura que el gasto en estas dos amenazas es inversamente proporcional a los riesgos comparativos.
Chris Hellman del Proyecto de Prioridades Nacionales estima un gasto total de $ 1220 mil millones en seguridad nacional, con $ 751 mil millones de dólares gastados en el inflado Departamento de Seguridad Nacional ( DHS ) entre 2002 y 2013 . El presupuesto de la NSA es secreto, aunque las estimaciones alcanzan cifras de hasta $ 52.6 mil millones por año.
Extrapolando estas cifras, hemos tenido un gasto obsceno de por lo menos $ 12 a $ 14 billones de dólares en la seguridad nacional en los últimos 12 años. Esta orgía de gasto ha producido un estado masivo e ilegal de vigilancia, dos guerras enormemente destructivas y desestabilizadoras en Irak y Afganistán, y la militarización de gran escala de la policía nacional, con el entrenamiento de cortesía de las fuerzas especiales israelíes. A pesar de la erosión evidente de los derechos y libertades constitucionales que ha acompañado al nuevo estado panóptico de vigilancia y guerra al terrorrismo, el aparato total de $ 14 billones no pudo evitar que dos asesinos desquiciados lleven a cabo los atentados de la maratón de Boston, a pesar de múltiples advertencias detalladas por la inteligencia soviética de antemano.
Es hora de repensar nuestras prioridades. En la era de la agricultura corporativa global y la distribución de alimentos, cuando los ingredientes en un solo taco vendido en una calle de San Francisco viaja 64,000 millas, el doble de la circunferencia de la tierra, para llegar a su plato de papel, $ 1.1 mil millones no es suficiente dinero para lidiar con la amenaza letal, tangible y permanente de los agentes patógenos transmitidos por los alimentos. Tenemos que empezar a desviar dinero de la NSA y del estado de seguridad nacional de $ 14 mil millones de dólares a la FDA, sólo para empezar.

Ataque a la Ley de Modernización y Seguridad Alimentaria

Expertos en seguridad alimentaria, tanto dentro como fuera del gobierno, están de acuerdo en que los programas de inspección de alimentos de la FDA están crónicamente empobrecidos en su financiación y carentes de personal, recibiendo $ 1 mil millones o menos por año a partir del 2005 al 2010. Con una financiación adecuada ausente, la FDA se basa en un grado cada vez mayor en el seguimiento y la notificación voluntaria de los productores de alimentos en un momento en que unas pocas grandes empresas han comenzado a consolidar su control sobre el suministro de alimentos. Cuatro compañías controlan el 83,5 por ciento del negocio de la carne en los EE.UU., con cifras similares para las aves de corral y cerdos. Las importaciones de alimentos en los Estados Unidos se han duplicado en los últimos 10 años. Casi dos tercios de las frutas y hortalizas que se venden en los Estados Unidos se importan, sin embargo, la FDA inspeccionó a sólo el 6 por ciento de los productores nacionales de alimentos y el 0,4 por ciento de los importadores de alimentos en 2011.
La internacionalización de la cadena de suministro de alimentos hace que la inspección, el seguimiento y control de los alimentos sean más complejos que en cualquier momento en la historia de EE.UU. Hasta que encontremos alternativas al modelo industrial de la agricultura empresarial, tenemos que aumentar el gasto y generar normas más proactivas y duras en materia de seguridad e inteligencia de los alimentos.
La Ley de Modernización y Seguridad Alimentaria ( FSMA ) fue aprobada por la Cámara y el Senado y firmada como ley por el presidente Obama en 2011 con exactamente esta intención.
Aunque está lejos de ser perfecta, la FSMA pretende no sólo aumentar la financiación de la FDA, sino que también cambiar los programas de seguridad alimentaria de Estados Unidos desde una postura defensiva a una postura preventiva-agresiva. La FSMA fue apoyada inicialmente por grandes grupos de presión de agronegocios, pero una enmienda de 2012, que exime a los pequeños agricultores con un ingreso bruto anual de menos de 500.000 dólares hizo que los jugadores de agronegocios más grandes se pusieran en contra del proyecto.
Por lo tanto, la FSMA ha enfrentado un camino difícil hacia su aplicación debido al obstruccionismo republicano en la Cámara y el intenso lobby de los agronegocios, que despliega un ejército de lobbistas en el Congreso para frustrar la supervisión de la FDA, gastando $ 133 millones en 2009, con un adicional de $ 65 millones en contribuciones de campaña en las elecciones del 2008.
Durante la primera semana de agosto, por ejemplo, mientras que la concesión de asilo a Edward Snowden por parte de Rusia desató un frenesí en los medios internacionales, los republicanos en el Congreso no generaron casi ninguna atención de los medios, descarrilando en voz baja el financiamiento necesario para implementar la FSMA. Cediendo a la presión de los productores de frutas corporativos, se opusieron a las normas más estrictas de la FSMA y sus requisitos de inspección.
Durante las audiencias de la FSMA en el Comité de Agricultura de la Cámara, el representante Dan Benishek , (R -MI) , quien forma parte del comité y cuyo distrito de Michigan del Norte incluye agricultores y productores corporativos de fruta, introdujo una nueva enmienda para llevar a cabo un "análisis científico y económico " de los nuevos requisitos de seguridad alimentaria propuestos por la FSMA. Benishek es uno de los favoritos del Tea Party, que fue apoyado en 2012 por Agripac , el brazo de lobby de la Oficina de Agricultura de Michigan. ( MFB ) El BMF es también uno de los principales donantes de Benishek.
Sandra Eskin, directora de la campaña de seguridad alimentaria en el Pew Charitable Trusts, dice que la enmienda de Benishek podría " retrasar significativamente " la aplicación de la FSMA. " Lo que esta disposición hace es socavar el proceso que tenemos para las regulaciones en este país ", dijo Eskin, y señaló que la FDA ya ha publicado los informes de impacto de la reglamentación que incluyen el análisis de los costos y beneficios de cada norma propuesta .
Si bien la financiación y ejecución de la FSMA se estancaron, el presupuesto de la NSA esta tan asegurado que la agencia tiene la intención de duplicar el tamaño de sus instalaciones y operaciones durante los próximos 10 años, superando al Pentágono en metros cuadrados. Al mismo tiempo, las propuestas de cortes minúsculos en los presupuestos del Pentágono o del DHS constantemente generan ruidosas protestas de un coro de líderes del Congreso de dos partidos, la mayoría de los cuales dependen del gasto del Pentágono y / o del DHS en sus distritos de origen.

Entrar en acción

Una coalición de grupos de defensa de los alimentos está luchando para asegurar la financiación adecuada y la plena aplicación de la FSMA. En agosto de 2012, el Centro para la Seguridad Alimentaria (CFS) y el Centro de Salud Ambiental (CEH), demandó a la FDA y su comisionado , Dr. Margaret Hamburg , para forzar la implementación de los nuevos programas de inspección de alimentos de la FSMA. EE.. El juez de distrito Phyllis Hamilton le ordenó a la FDA que comience a cumplir con los plazos de la FSMA inmediatamente.
La FDA tiene hasta mediados de 2015 para cumplir plenamente, pero la enmienda introducida por el Representante FSMA Benishek pone todo este cumplimiento y ejecución en duda. Llegar a la plena aplicación requiere de continua presión política por parte de los votantes, que pueden trabajar a través de organizaciones como el CFS y la CEH para multiplicar sus esfuerzos.

Mirar hacia el futuro y generar un cambio en la opinión pública

Para centrarse en la calidad interna de los asuntos de la vida, tales como la seguridad alimentaria debemos romper con el control manipulador e irracional que la política de vigilancia y guerra al terror basada en el miedo genera en nuestra psique nacional. Esto puede parecer una tarea imposible, pero el estado de guerra al terrorismo no es inexpugnable. Ha fracasado miserablemente exagerando amenazas, espiando a sus propios ciudadanos, sucumbiendo a excesos burocráticos y fracasando en el mantenimiento de una inteligencia flexible y hábil en los mecanismos de respuesta necesarios para luchar contra el terrorismo.
El 26 julio de 2013, una encuesta nacional realizada por Pew muestra que el 56 por ciento del público cree que necesitamos límites más estrictos en materia de vigilancia antiterrorista, el 70 por ciento piensa que los datos de inteligencia se utiliza ilegalmente, y por primera vez desde Pew comenzó a hacer la pregunta, un 47 por ciento de una mayoría de 35 por ciento están más preocupados por las amenazas a las libertades civiles que por el terrorismo. Recientes sondeos de Reuters revelan también que el 53 por ciento de los estadounidenses se oponen a un ataque militar de EE.UU. contra Siria.
Este cambio en la opinión pública puede ser modesto y esta sin duda atrasado, pero no deja de ser una oportunidad para empezar a redefinir la seguridad nacional y trabajar en un cambio radical en las prioridades nacionales. La seguridad alimentaria debe ser sólo un comienzo. Decenas de miles de estadounidenses mueren cada año por una larga lista de riesgos prevenibles o controlables. En 2001, el peor año para muertes por terrorismo en la historia de EE.UU., con cerca de 3.000 muertes, la diabetes mató a 71.372, hubo 29.573 muertes por armas de fuego y 13.290 murieron a manos de conductores ebrios.
Al trabajar para el cambio, vale la pena recordar el ejemplo de César Chávez y la Unión de Campesinos. (UFW) Durante los masivos, carentes de fondos pero exitosos boicots a las uvas y lechuga a finales de 1960 y principios de 1970, la UFW montó un campo nacional y una campaña de relaciones públicas, utilizando a voluntarios para repartir volantes en los supermercados de todo el país. Al llevar su campaña no violenta directamente al público de la calle, lograron convencer a  millones de consumidores no sólo que los salarios y las condiciones de trabajo agrícola eran inhumanas, sino que los mismos plaguicidas y productos químicos que estaban enfermando a los trabajadores agrícolas que recogían las uvas y lechuga también eran peligrosos para sus familias al consumir dichos alimentos.
Dijo Chávez: "Creo que uno de las grandes, grandes problemas... es confundir a la gente hasta el punto en que se sienten paralizados." No podemos darnos el lujo de paralizarnos. Cada pequeña victoria que contribuye a una nueva narrativa más allá de la política del miedo y el terror es significativa, ya sea en la mejora de la seguridad alimentaria o en la reducción de la violencia armada.

Michael Meurer 

Derechos de autor, Truthout. No puede ser reproducido sin permiso.

No hay comentarios: